Portugal - En cá Milio

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Entorno


POR TIERRAS PORTUGUESAS

MARVAO

Al otro lado de la Raya, en lo alto de un promontorio, se eleva la villa medieval de Marvão, de origen árabe, cuyo nombre significa suave, agradable y plácido. Quizás una premonición de lo que el visitante encuentra en sus calles empedradas, sus blancas casas y su castillo fortificado. Situada en lo alto de un promontorio de 865 metros de altura sobre una llanura plana, está rodeada por un paisaje muy parecido al de Extremadura, de la que la separan apenas unos centenares de metros.

Como buena villa medieval, Marvão es empedrada, sinuosa, irregular y empinada, pero es quizás en ese espíritu de otra época donde radica su singularidad. Por un lado, murallas fuertes y robustas al más puro estilo románico, por otro, un empinado precipicio que hacía las veces de defensa natural del altivo castillo que corona el municipio. Bastión histórico de la lucha portuguesa contra las tropas castellanas en el siglo XIV, la moralidad y arraigo de las gentes de Marvão en la defensa de la frontera lusa les hizo valedores de portar en el escudo de la villa el lema ‘Muy noble y siempre leal villa de Marvão’, una buena forma de prever como son, en la actualidad, sus habitantes: leales, valerosos, amables y hospitalarios.

El edificio por el que más se conoce a Marvão es su castillo. De propiedad pública, fue uno de los más importantes emplazamientos defensivos al Sur del Tajo. Declarado Monumento Nacional, tras las guerras castellano-portuguesas, sus alrededores sirvieron como centro industrial y comercial de la villa, donde mercaderes de toda la región del Alentejo y de España se acercaban para ofrecer, entre otros productos autóctonos, vino de la región, castañas asadas y queso.

Enlace a información oficial de Marvao

CASTELO DA VIDE

Conocida como la «Sintra del Alentejo» por la exuberante vegetación que la circunda, la villa de Castelo de Vide se sitúa a mitad de la ladera de la sierra de San Mamede y es cabeza de partido con cuatro pueblos. Fue elevada a la categoría de villa por D. Dinís, que ordenó la reedificación de su castillo en 1299. Desde entonces la villa pasó a llamarse "Castelo de Vide", sustituyendo el topónimo Vila de Vide. Son de obligada visita la torre del homenaje, la judería (sinagoga y fuente de la villa), el fuerte de San Roque, del siglo XVIII y sus 24 iglesias y capillas.

Para conocer un poco la zona más antigua de Castelo de Vide se recomienda, por ejemplo, recorrerse hacia el castillo las calles Maria de Cima y Maria de Baixo, en las que no faltan casas con portales góticos y manuelinos. Como escribió antaño el escritor Raúl Proença en su Guía de Portugal, «abundan los recesos pintorescos, los declives y las escalinatas, las callejuelas estrechas, los alineamientos irregulares y los postigos y ventanas minúsculos, sobrepujando a puertecitas medievales».

En cuanto al acceso a la antigua judería, este se hace desde la Puerta del Castillo. A partir de 1450, Castelo de Vide conquistó nuevos habitantes: los mercaderes y artesanos judíos expulsados de España por los Reyes Católicos, Fernando e Isabel. Su presencia aportó cierto desarrollo a la villa, estimulando negocios como la zapatería y la cardadura. Otros se destacaron en distintos ramos del saber, en particular el físico Mestre Jorge y, sobre todo, el botánico Garcia de Orta.


Enlace a información oficial de Castelo da Vide

PORTALEGRE

El municipio alentejano de Portalegre se sitúa en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra de Mamede. Cuenta con una población aproximada de 16.000 habitantes sin contabilizar las freguesías que lo componen.

El origen de esta ciudad se remonta al siglo XII, cuando ya existían algunas casas que proporcionaban refugio a los viajeros y que poco a poco fueron aumentando en número hasta constituir lo que se denominó Porto Alegre para derivar en Portalegre con el paso de los años.

En la actualidad podría decirse de Portalegre que es una de tantas ciudades algo desconocidas de Portugal. Sin embargo tiene mucho que mostrar a sus visitantes. Turísticamente hablando Portalegre tiene diversos atractivos.

En cuanto al Patrimonio Histórico destacan la Catedral, el Museo Municipal, el Castillo y Centro de Interpretación de la Ciudad, actual sede de las exposiciones temporales de la Fundación Robinson o el Monasterio de San Bernardo.

Y posee también un rico Patrimonio Natural encabezado por el Pico de la Sierra de San Mamede y que continúa con otros espacios como el Mirador das Carreiras, el Mirador da Penha o sus riquezas en cuanto a flora y fauna.


Enlace a información oficial de Portalegre

 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal